Estás utilizando un navegador desactualizado. Para una experiencia de navegación más rápida y segura, utiliza Google Chrome.

Nuestra Historia

Nuestra Historia


El Rancho de Félix se inició en el año 1960 en Monteros (ciudad ubicada en una zona cañera de la provincia de Tucumán) como una actividad gastronómica familiar, en un local de reducidas dimensiones para atender un público comarcano y de proveedores de ingenios en época de zafra. El local se llamaba “La Tablita” y ya era muy renombrada por la calidad de sus comidas y el trato afable de su dueño, Félix Sosa

El movimiento comercial era bueno entre Mayo a Noviembre, coincidente con la actividad azucarera y escasa en la temporada estival por lo que su iniciador debía complementar los ingresos con otras actividades productivas.

Ante esta situación, como alternativa para “pasar el verano”, traslada su actividad temporariamente en 1963, a Tafí del Valle alquilando una casa con una galería en donde funcionaba un patio-comedor que a poco de andar, resultó chico por el inesperado éxito que tuvo, con una clientela de alto nivel económico que lo denominó como el “Rancho de Félix”.

Luego de tres temporadas veraniegas en el sitio a la vera del Puente a La Banda, Félix Sosa construye en la esquina actual una edificacion con adobes y materiales de la zona, con un salón (la mitad de lo que es hoy el salon principal), demás dependencias para ser un restaurante y vivienda en el mismo conjunto.El tamaño era la mitad de lo que es hoy y sin los apartamentos para viviendas en Planta alta.

En esos tiempos Tafí del Valle era un pueblo de pocas casas, calles de tierra y piedras, de alumbrado por horas, de escasos turistas que llegaban a través de la ruta 307 enripiada e inestable, siendo por ello considerado como el Restaurante más antiguo de Los Valles Calchaquíes que perdura en la actualidad.

Con el tiempo, su salón fue ampliado y su edificación de adobes reemplazada por una estructura de Hormigón, “aggiornando” sus espacios de servicios sanitarios, pero manteniendo intacta su impronta de arquitectura tafinista, para atender a un público más heterogéneo y exigente conformado por veraneantes, excursionistas locales y turistas nacionales que comenzaron a llegar en oleadas al Valle con las mejoras introducidas en la ruta 307 y nueva infraestructura en la Villa, hoy consolidada como ciudad turística.